Maule trabaja para que la cesta esté en el lugar que estuvo

  • 2018-03-27

Sam de Maule es uno de los últimos clubes que se ha subido al tren de Xistera. Los de la capital de Zuberoa quieren recuperar a la cesta para volver a colocarlo en el lugar que estuvo, no hace muchos años. La cesta llegó a la capital de Zuberoa en el año 1976, cuando se construyó el jai alai. ´´La cesta vino con mucha fuerza. Llegó de la mano de World Jai Alai, una empresa americana, que llevaba a pelotaris de aquí para pasar al campo profesional´´, recuerda Christian Tanco, uno de los responsables del club de Maule.

´´Francisco Aranbarri era el entrenador. Era de Deba, Gipuzkoa, y la verdad es que hizo un gran trabajo. De su mano llegaron muchos a la cesta y se convirtió en el rey de la pelota en Maule en aquellos años´´. Dice Tanco. Para entonces Sam ya tenía su sección de pelota, pero era la mano quien mandaba. ´´Igual que yo, más de uno dejamos la mano para probar la cesta y la verdad que muchos jóvenes de la época pasaron a la cesta´´, recuerda Christian.

Los primeros cinco años de los 80 fueron los más brillantes en la capital de Zuberoa. ´´En aquella época pasaban muchos a profesionales y eso atraía mucho. Entonces estábamos unas 50 personas en la escuela de cesta, que era algo muy grande´, dice Tanco. Pero luego llegó la caída.´´ Cuando dejó el world Jai Alai, esto comenzó a bajar. Hay que ver que cuando la cesta comenzó a coger fuerza, los jóvenes no tenían tantas opciones como tienen ahora, pero ahora es más complicado, aunque nosotros estamos en ello´´, dice Tanco.

Sam tiene ahora mismo 15 licencias. ´´ Son los que están. Aquí vienen a jugar jugadores de toda Zuberoa, no hay más clubes, por lo que para jugar a la cesta tienen que venir a Maule´´, asegura Tanco. ´´ Vamos a seguir trabajando para mejorar. La mano otra vez ha cogido fuerza y hay mucha gente. Vamos a intentar que los niños y las niñas que no estén a gusto en otras modalidades puedan probar la cesta para intentar coger de nuevo el buen camino´´, asegura el miembro del Sam.

Pero, no solo ha bajado la cantidad de pelotaris, también ha disminuido la afición según ha asegurado Tanco. ´´Aquí se organizan torneos profesionales en verano. En nuestra época se jugaban con unas 1.000 personas en las gradas, ahora mismo no pasan de 200 o 300 personas. Se ve que también ha bajado la afición, por lo que vamos a seguir trabajando para que esto vuelva a ser lo que era, pero en todos los sentidos´´, afirma Christian.

Con todo esto no han tenido dudas con Xistera. ´´Cuando escuchamos el proyecto que tenía Xistera no dudamos ni un segundo. Hay que ver que Zuberoa está donde está, que hay que hacer muchos kilómetros para jugar un partido, que a veces no dura más que 20 minutos. No solo hay que ilusionar a los pelotaris, también hay que ilusionar a los padres. Hay que darse cuenta, que además de la mano, está el rugby. El fútbol, balonmano o baloncesto han cogido mucha fuerza. Además, ni la Federación ni la Liga ayudan y tampoco hay que olvidar que Zuberoa no tiene más de 15.000 habitantes. Todo eso hay que tenerlo en cuenta´´, asegura Tanco. ´´Pero lo que ha hecho Xistera es muy importante. Organiza el Circuito, con partidos buenos, lo que les da a los jugadores la opción de disputar más partidos y eso es fundamental. Además juegan contra rivales muy fuertes, lo que permite mejorar. Pueden tener de compañeros a gente que no es habitual para ellos y eso sirve también para aprender. Y también ha servido para que los clubes trabajemos de manera conjunta, algo que es fundamental para que la cesta pueda desarrollarse´, afirma Christian Tanco.

Ithurria o Eiheregarai son los actuales referentes para los y las más jóvenes, pero en Sam siguen trabajando para que en Zuberoa puedan tener más profesionales o lo que es más importante, que los y las jóvenes tengan un deporte más para elegir y disfrutar. No será fácil llegar a donde se llegó en los años 80, pero el trabajo y las ganas que están poniendo los dirigentes del club de Maule lo merecen, y no cesarán en su empeño.